Rally Comrades Logo

La Voz de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América

Examinando, analizando y sacando conclusiones políticas acerca de los problemas más críticos que enfrenta
el movimiento revolucionario en los Estados Unidos hoy en día

Comparte nuestra visión:

Facebook
Google+
http://rallycomrades.lrna.org/2012/05/el-imponer-la-paz-sobre-los-comerciantes-de-la-guerra
Twitter

El imponer la paz sobre los comerciantes de la guerra

Decenas de miles de personas a lo largo del país y en todo el mundo se reunirán en la ciudad de Chicago en mayo del 2012 para protestar contra las políticas asesinas de la ONTAN y la tiranía gráfica del G8 y sus potencias miembros, al igual que para pronunciarse en contra de la inmoralidad de la guerra, la intolerancia hacia la pobreza y la traición a la democracia.

No se puede subestimar el significado de estas protestas. Las mismas forman parte de un paso hacia la formación del movimiento social que está surgiendo en todo el mundo. Un sistema económico y social que empobrece a la mayoría de la humanidad y deniega hasta sus necesidades más básicas —mientras pone el mundo en bandeja de plata para la élite capitalista global— es lo que está impulsado a este movimiento.

Bajo la superficie de todo este descontento y desencanto yace una serie de grandes transformaciones en la economía, cambios que están dando origen a una creciente polarización de la riqueza y la pobreza en este país. Actualmente, cada dólar que se gasta en la guerra representa un dólar en alimentos que se le quitan de la boca a un/una niño(a) hambriento(a) en los Estados Unidos.

Esta fusión entre el profundo sentido de moralidad que siempre ha sustentado el movimiento por la paz y la amenaza económica que se está imponiendo a todos los segmentos de la sociedad caracteriza el movimiento actual por la paz. Como tal, este movimiento no sólo protesta contra los agravios y los daños a la sociedad. Al exigir que se ponga fin a una guerra, el movimiento también demanda la instauración de la única sociedad que puede hacer esto posible —una sociedad en la que la humanidad pueda aplicar la visión que ha acariciado durante varios siglos de vivir en un mundo pacífico y cooperativo.

La militarización de la economía y la sociedad

Actualmente, más de la mitad del presupuesto discrecional de los Estados Unidos se asigna al ejército. El Departamento de Defensa del país calculó que los gastos militares de los Estados Unidos durante el año 2011 ascendieron a $525 billones. En general, los cálculos relativos a los gastos en defensa alcanzan cifras hasta de trillones de dólares. Los Estados Unidos no sólo tiene el presupuesto militar más grande en el ámbito mundial, sino que el mismo equivale al 43 por ciento de todos los gastos militares del mundo. (El Departamento de Defensa de los Estados Unidos también es el propietario más grande en el plano mundial, pues posee 845,441 estructuras que abarcan unos 30 millones de acres).

En los últimos nueve años, la producción no industrial en los Estados Unidos ha disminuido en aproximadamente un 19 por ciento. Hubo que esperar unos cuatro años para que las manufacturas volvieran a los mismos niveles experimentados antes de la recesión del 2001 –y todos esos beneficios se perdieron durante la recesión actual. En cambio, actualmente la fabricación de artículos militares es un 123 por ciento mayor que en el 2000 – lo cual significa que ha aumentado en más del doble, mientras el resto del sector manufacturero más bien se ha contraído.

A la par de la acelerada militarización de la economía está surgiendo la rápida expansión del orden fascista en el ámbito mundial. Esto está caracterizado por el aumento de la cantidad de las bases estadounidenses en todo el mundo (casi 400 sólo en Afganistán), la desaparición de miles de personas en las denominadas prisiones negras, en las que la brutalidad y la tortura forman parte de los procedimientos de rutina, al igual que el uso y hasta la aclamación de unidades especiales y elitistas dedicadas a los homicidios y los escuadrones asesinos aprobados legalmente.  A medida que las corporaciones consolidan su influencia en el gobierno y el sistema político, se va destruyendo lo que queda de las protecciones jurídicas y las libertades civiles en los Estados Unidos. Se está utilizando una campaña sostenida por parte de la clase gobernante de los Estados Unidos para justificar la violencia y el barbarismo en contra de aquellos que tal campaña intenta convencernos que son nuestros “enemigos”, lo cual no sólo incluye al Islam o a los musulmanes, sino también a las minorías de jóvenes y mujeres, al igual que las crecientes filas de pobres, sin importar su color.

Algunos comentaristas y muchos estadounidenses consideran que la producción de la guerra logrará que el país vuelva a funcionar, tal como ha sucedido durante otras contiendas. La introducción y la propagación de la tecnología que remplaza la mano de obra en todas las áreas de la producción, en el creciente sector de las industrias de servicios, y especialmente en la propia guerra, está poniendo fin a esa posibilidad. Ciclo tras ciclo de las “recuperaciones sin puestos de trabajo” han diezmado a sectores completos de la economía, destruido a pueblos enteros y dejado en ruinas a regiones completas, tal como el denominado Cinturón del Óxido.

Hay una deslumbrante cantidad de 26,9 millones de personas que están desempleadas, subempleadas o han buscado trabajo durante los últimos 12 meses y no pueden hallar nada. A esta cifra se debe añadir 1,5 millones de personas que están en la cárcel, al igual que las decenas de miles de veteranos que regresan de la guerra y necesitan trabajo pero no pueden obtenerlo. Dentro de estas cifras no se toma en cuenta a las personas que ya han desistido de buscar o los inmigrantes indocumentados que también buscan empleo. De forma conjunta, esta cantidad equivale a toda la población de Canadá.

El 22 por ciento de todos los niños estadounidenses vive en una situación de pobreza.  El índice de pobreza infantil aumentó del 18 por ciento en el 2007 al 21 por ciento en el 2009. Casi 7,8 millones de niños tenían al menos a uno(a) de sus padres desempleado(a), mientras que en el 2007 solamente la mitad de esta cantidad enfrentaba esta situación. Y desde hace cuatro años, al menos 5,6 millones de niños han resultado afectados por las ejecuciones hipotecarias de sus hogares.

En vez de planificar cómo cuidar de sus familias, los gobiernos estatales han aprobado presupuestos que defienden los intereses corporativos, por encima de los de las poblaciones a los que estos gobiernos deben servir. Asimismo, los gobiernos estatales han recortado sus presupuestos, eliminando billones de dólares en programas tales como desayunos y almuerzos escolares, viviendas y asistencia a la creciente cantidad de familias que viven en la pobreza, al igual que otros programas para ayudar a los grupos más vulnerables. Todo esto sucede en un momento en el que nunca se ha experimentado una demanda más grande de estos servicios. Pero también este es un momento en el que nunca se ha visto ganancias corporativas tan altas.

Estas realidades están dando origen a un descontento generalizado en nuestro país, ya sea que la gente está desempleada o vive bajo la sombra de su inevitabilidad.  La mayoría del pueblo estadounidense ya no acepta que las guerras y la ocupación en Irak y Afganistán son para guardar sus intereses.  El 69 por ciento de los estadounidenses considera que el país no debe estar en Afganistán y casi seis de cada diez piensan que las tropas estadounidenses deben retirarse de Irak de forma inmediata.

Únicamente el 29 por ciento considera que el país va por buen camino, mientras que sólo el 26 por ciento de los estadounidenses expresa que tiene cierto grado de fe que el gobierno podrá resolver los problemas de la economía. Asimismo, el 39 por ciento de los estadounidenses afirma tener una opinión favorable sobre el socialismo y esta aprobación es aún más alta entre los jóvenes de 18 a 27 años, pues en este grupo la cifra llega a un 49 por ciento.

Se está intensificando la competencia por los mercados mundiales cada vez más reducidos y varias naciones están luchando por hacer valer sus intereses a la luz del dominio económico y militar de los Estados Unidos. Este país está determinado a mantener su predominio en el mundo y ha militarizado la economía y recurrido a la guerra para intentar mantener su control. Asimismo, está aumentando el peligro de que se origine una guerra nuclear. El intento de la clase gobernante de los Estados Unidos por atraer al pueblo de este país hacia sus programas de austeridad y guerra solo puede aumentar la polarización en la sociedad estadounidense, ya que las condiciones económicas se van deteriorando, lo cual acelera el desarrollo de un orden fascista.

El movimiento actual por la paz

El movimiento actual por la paz puede lograr cosas que ninguna de las luchas anteriores por la paz en la historia de los Estados Unidos podría haber logrado. Actualmente, la lucha por la paz se sitúa en un contexto en el que el pueblo estadounidense puede empezar a comprender la naturaleza de la clase de su sociedad y la necesidad —y posibilidad real— de poner fin al poder de una pequeñísima clase de millonarios y billonarios.

Todo esto significa que la lucha actual por la paz puede desempeñar un papel diferente al que jugó el movimiento antiguerra durante la época de la Guerra de Vietnam. Quienes se oponían a la guerra la objetaban en base a un sentido legítimo de afrenta moral, pero no debido a que la guerra amenazaba su sobrevivencia económica inmediata.

La situación actual es totalmente diferente.  La introducción de los medios cualitativamente nuevos de producción en el campo de la robótica y la electrónica está poniendo fin a la vieja economía industrial —y los consiguientes puestos de empleo estables y bien remunerados para los estadounidenses. El desarrollo de la electrónica y la globalización están transformando toda la economía mundial.

Actualmente, no hay separación entre la lucha de millones de personas en contra de la guerra y la lucha de millones de habitantes por sus sobrevivencia económica: son las mismas personas y es la misma lucha. A medida que a partir de estas luchas surgen miles de revolucionarios, los mismos pasan a formar sus filas —en la lucha por obtener servicios de salud, trabajo, educación, una vida decente y la paz, al igual que para poner fin a la guerra. Hay una corriente actual en común en todas estas luchas, una verdad que los une en torno a un poderoso torrente.

La propiedad pública de los recursos de nuestra existencia y la distribución de sus frutos en base a las necesidades son la única forma social en armonía con la nueva tecnología. Una sociedad cooperativa y comunista es la única solución a la devastación social que se está propagando en toda nuestra sociedad. Esta es la única base para una verdadera democracia.

La humanidad se encuentra en la cúspide de grandes cambios. Las revueltas que han surgido aquí y en todo el mundo son un testimonio del choque entre la interrupción y la destrucción del viejo orden social y económico y la lucha dirigida a crear uno nuevo basado en las posibilidades que la historia nos está ofreciendo. La imposición de la paz en aquellos que hacen la guerra representa un acto profundamente revolucionario. Con esto, se permitirá que la humanidad establezca una sociedad en la que se elimine la explotación, la competencia y la desigualdad. Y al hacerlo, se pondrá fin a la guerra para siempre.

mayo/junio.2012.Vol22.Ed3
This article originated in Rally, Comrades!
P.O. Box 477113 Chicago, IL 60647 rally@lrna.org
Free to reproduce unless otherwise marked.
Please include this message with any reproduction.

Photo of Protest

30,000 se manifiestan en apoyo de la huelga
de el Chicago Sindicato de Maestros
Foto por Ryan L Williams
usado con permiso

Without vision, the people perish: many have repeated this wise saying, recognizing its truth. The age-old vision of a world without scarcity, one that has evolved beyond the need for exploitation, class domination, organized violence, and stultifying labor has been the dream of millennia. It is expressed in the world's literature, secular and sacred: "the land of milk and honey."

'Without Vision, The People Perish'
RC - May 2011

email: rally@lrna.org
telephone: 1.773.486.0028
or mail:
LRNA
attn: Rally, Comrades
P.O. Box 477113
Chicago, IL 60647

Mission Statement

Rally, Comrades! is the political paper of the League of Revolutionaries for a New America. If you are one of the thousands of revolutionaries around the country looking for a perspective on the problems we face today, and for a political strategy to achieve the goal of a world free from exploitation and poverty, then Rally, Comrades! is for you.

Rally, Comrades! examines and analyzes the real problems of the revolutionary movement, and draws political conclusions for the tasks of revolutionaries at each stage of the revolutionary process. We reach out to revolutionaries wherever they may be to engage in debate and discussion, and to provide a forum for these discussions. Rally, Comrades! provides a strategic outlook for revolutionaries by indicating and illuminating the line of march of the revolutionary process.

League of Revolutionaries for a New America Logo
Rally Logo

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar

Declaración de Misión

Rally, camaradas! es el periódico político de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América. Si usted es uno de los miles de revolucionarios atravez del país en busqueda de un punto de vista sobre los problemas que enfrentamos hoy, y por una estrategia política para alcanzar la meta de un mundo libre de la pobreza, la explotación y después– el ¡Agrupémonos Camaradas! es para usted.

¡Agrupémonos Camaradas! examina y analiza los problemas reales del movimiento revolucionario, y extrae conclusiones políticas acerca de las tareas de los revolucionarios en cada etapa del proceso revolucionario. Nos acercamos a los revolucionarios dondequiera que se encuentren para que participen en el debate y la discusión, y para proporcionarles un foro para estos debates. ¡Agrupémonos Camaradas! provee una visión estratégica para los revolucionarios, indicandoles y iluminandoles la línea de marcha del proceso revolucionario.

Logo de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América
Logo de Agrupémonos! Camaradas

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar