Rally Comrades Logo

La Voz de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América

Examinando, analizando y sacando conclusiones políticas acerca de los problemas más críticos que enfrenta
el movimiento revolucionario en los Estados Unidos hoy en día

Comparte nuestra visión:

Facebook
Google+
http://rallycomrades.lrna.org/2012/06/la-labor-revolucionaria-debe-abordar-la-naturaleza-politica-de-la-lucha
Twitter

La labor revolucionaria debe abordar la naturaleza política de la lucha

La franca manifestación del multibillonario Warren Buffet sobre el hecho que se está produciendo una lucha de clases y que “es mi clase… la que está haciendo la guerra y estamos ganando”, refleja su enfoque más caritativo para proteger sus miles de millones de dólares. A medida que se fue desarrollando y creciendo el sistema industrial en los Esta- dos Unidos, la lucha de clases entre los obreros y los propietarios de las industrias se transformó en algo sangriento y heroico. Esta relación creó un contrato social que permitió que los obreros adquirieran muchos de los beneficios de ese crecimiento, con lo cual se sentaron las bases para que segmentos más amplios de la sociedad lograran incluirse y obtuvieran un lugar (aunque se tratara con frecuencia de un puesto de segunda clase) en la mesa de los ricos.

Los recientes acontecimientos en Wisconsin y especialmente en Michigan nos permiten observar que hay algo nuevo que está sucediendo en la lucha actual. La dramática respuesta pública ante los ataques a los empleados públicos en Wisconsin y la institución del control político corporativo de forma directa en varias ciudades de Michigan señalan claramente la forma en que han cambiado los tiempos. De la naturaleza de los ataques, al igual que de la comprensión y la respuesta del pueblo, se pueden extraer lecciones para la labor revolucionaria.

El Ataque en Wisconsin Evoca Una Respuesta

Los ataques en Wisconsin capturaron la atención de todo el mundo; los acontecimientos aún más significativos de Michigan también pero en menor grado. ¿Por qué?

Wisconsin y el campus universitario estatal en su capital cuentan con un historial de luchas. El ataque directo a las negociaciones colectivas — la base legal de las actividades de las instituciones más amplias de la clase obrera—, hizo que el movimiento sindical ingresara a la pelea. Está presente en el ADN [DNA, siglas en ingles] de los sindicatos luchar por las negociaciones colectivas y apoyar o presionar a los demócratas. Por lo tanto, es natural que las interpretaciones de Wisconsin como “un ataque a los sindicatos” o un ataque a la “clase media” conduzcan a un análisis que nos recuerde la lucha económica que se libró durante el siglo pasa- do. Los llamados a las propuestas redirigieron la energía hacia el Partido Demócrata y, debido a las mismas, se buscó la forma de establecer alianzas de trabajo y negociaciones para “preservar la clase media”.

Esto no solo es el vaivén del “descalabro de costumbre entre la política y los sindicatos”. Tampoco se trata únicamente de un poco más de avaricia y crueldad que a las que estamos acostumbrados, o del plan de un partido político. El uso de la retórica histórica para describir lo que realmente está sucediendo, lo saca del contexto de los cambios revolucionarios que están surgiendo en nuestra sociedad. La clase gobernante está luchando no solamente para hacer que la clase obrera sufrague la crisis, sino también para instituir los cambios políticos que le permitirán funcionar en una economía con cambios fundamentales.

MICHIGAN ILUMINA LA LUCHA POLÍTICA

La Ley de Gestión Financiera de Emergencia (EFM, por sus siglas en inglés) refle- ja la naturaleza política del ataque. Los cambios en la estructura estatal allí surgen en vista de la democracia: entidades gubernamentales que se pasan a manos de gerentes corporativos, la anulación completa del derecho a votar por los líderes que uno(a) escoja, y la historia de los derechos de negociación de los empleados públicos a merced de las pinceladas que se plasmen desde la pluma empresarial. Sin embargo, ha habido un menor grado de reacción pública que con las luchas en Wisconsin.

Ello podría obedecer a que el primer uso que se le ha dado a la ley ha sido en pequeños pueblos industriales, lo cual ha incidido en una población predominantemente afroamericana perteneciente a la clase obrera y pobre. Más importante aún, las instituciones y las formas de lucha de la era industrial están entorpecidas en cuanto a su habilidad para asumir el reto de una lucha que está yendo más allá de la negociación de un contrato económico para los trabajadores que enfrentan directamente al Estado en su lucha política.

Están surgiendo líderes que comprenden la naturaleza de la lucha. Sus voces se han situado al centro de la propia lucha, con el propósito de desarrollar una voz independiente de la clase. Michigan levanta el estandarte de que para sobrevivir será necesaria la toma del propio sistema político.

EL RUMBO POLÍTICO DE HOY

Los propietarios de la riqueza productiva han moldeado las leyes, la fuerza y la violencia que protegieron su fortuna desde los años 1700. Actualmente, las viejas relaciones productivas ya no pueden contener y distribuir lo que se produce con los instrumentos disparatadamente productivos de una generación de bienes cada vez más robótica. Los capitalistas deben mantener sus medios de producción (los cuales podrían alimentar, vestir, dar vivienda y educar a todos) en manos privadas, pero la producción robótica sin mano de obra crea inestabilidad y amenaza su control. Ellos están actuando de forma consecuente con este panorama. Dos clases, aferradas a una lucha económica que data de siglos, se enfrentan mutuamente fuera de su relación económica –es decir, en el ámbito político.

Tal como sucede con los asuntos personales, en la política, el hecho de reconocer cuando fundamentalmente se rompe una relación de largo plazo, permite tomar los pasos necesarios para seguir adelante y salirse de la misma. La relación económica entre las dos clases en nuestro sistema capitalista ha cambiado, por lo que la sociedad y la política también están cambiando. Ya no sólo estamos frente a un altercado en torno a “cuánto cuestan las cosas” en una lucha económica. A medida que se polariza la sociedad, sus dos clases se enfrentan entre sí en el marco de una lucha política sobre quién tendrá el poder de decisión en el futuro. Con ello, cambian el carácter y la calidad de la lucha. Aquellos que esperan dirigirla deben pensar, actuar y planificar consecuentemente.

Las crisis cíclicas del capitalismo han venido sucediendo por más de 200 años. Siempre se ha pedido a los obreros que se “aguanten” hasta que pasen los tiempos difíciles. Pero los cambios fundamentales en la economía durante los últimos 40 años significan que la faz y el futuro de la “recuperación” de la crisis actual es una que solo beneficiará a los financistas y su clase.

Las perspectivas señalan que se profundizará aún más la inestabilidad financiera, a medida que va aumentando la crisis de las viviendas. Un tercio de la población obrera está desempleada o subempleada, o no puede vivir con lo que gana. Nadie está prediciendo una recuperación del empleo. El primer 1 por ciento se enriquece a medida que aumenta el auge de las ganancias especulativas y corporativas. Los nuevos puestos de empleo que se están creando son para los robots y para aquellos que los diseñan, los fabrican y los hacen funcionar.

Este es el contexto para comprender los recientes ataques a los obreros en Wisconsin, Ohio y una decena más de estados: la institución de los gerentes financieros de emergen- cia en Michigan, los despidos masivos en las escuelas públicas de Detroit, la creciente legislación antiinmigrante, y los recortes de “austeridad” para responder a la denominada crisis de la deuda que ha creado el sistema financiero.

El asalto políticamente implacable de un gobierno “del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” es el lado fascista de un cambio fundamental y revolucionario en la forma en que se gobierna a la sociedad. Estos esfuerzos van más allá de los planes gubernamentales de destruir las medidas de protección social y oprimir a los pobres. Actualmente, ya no se puede distinguir entre las corporaciones y el propio gobierno. Las mismas están transformando su papel, ejecutando planes para saquear la hacienda pública y re- construyendo el aparato estatal para satisfacer las necesidades de la clase capitalista en crisis. Su mantra es proteger la propiedad privada y mantener el control social.

El Papel de Los Revolucionarios

Los revolucionarios que participan en la lucha a medida que ésta se va desarrollando, enfrentan el reto de transformarla en una visión con miras al futuro –no de desviarla por los intereses de una u otra tendencia ideológica o institucional, sino que de mantenerla enrumbada hacia la consecución de soluciones verdaderas y la transformación social. Este momento está repleto de oportunidades para hacer propaganda acerca de la naturaleza de la lucha venidera y despertar al pueblo estadounidense a medida que la lucha pasa del ámbito económico al campo político.

Para lograrlo, los revolucionarios deben saber a qué se están enfrentando. No es suficiente que los luchadores en frentes dispersos se apoyen mutuamente para establecer un movimiento más grande. Los revolucionarios deben comprender y educar acerca de la lucha política en común de la cual todos formamos parte actualmente, sin importar cuál sea la faz de cada frente. Dentro de la lucha para frenar los estragos de una revolución económica, la reorganización corporativa de la sociedad debe enfrentar la exigencia en común de reconstituir la sociedad de conformidad con los intereses de la humanidad.

No estamos luchando para regresar a algo (lo cual de todas maneras es imposible), sino para avanzar hacia la reformulación del mundo. La introducción de esta comprensión no se puede hacer únicamente al llamar a la movilización o al hablar sobre la forma en que debe pensar la gente. No se puede simplemente hacer un llamado a la existencia de las clases y los partidos que forman para que representen sus exigencias. Estos se desarrollan a medida que la clase va tomando con- ciencia de sus intereses reales a través de la amplia lucha política.

El arte de la propaganda y el levantamiento revolucionario, de establecer una comprensión política y formar dirigentes revolucionarios, se aplica solamente en la larga y difícil organización y la lucha de los frentes en los que la clase se encuentra batallando. Un aspecto integral de la lucha es que los revolucionarios pueden utilizar la comprensión que se ha desarrollado mediante la propaganda para dar forma a un levantamiento que exprese los próximos pasos de su fin último. Guiados por una estrategia armonizada con el tiempo, los revolucionarios pueden, y deben, establecer una organización y una prensa que puedan propagar la comprensión sobre la naturaleza de la lucha.

Lo que piense y haga la gente marca la diferencia. A medida que la labor de los luchadores revolucionarios pensantes va rindiendo frutos en el marco de una lucha política más amplia y el pueblo estadounidense comienza a ver lo que realmente enfrenta, los mismos rechazarán a aquellos que los mantienen atados a los dirigentes y a un sis- tema que no representa ninguna esperanza para ellos. Nuestro fin es armar a quienes se encuentran luchando defensivamente con el entendimiento y con la organización revolucionaria que se necesita para que luchemos hacia adelante por nuestro futuro.

agosto/Septiembre. 2011.Vol21.Ed4
This article originated in Rally, Comrades!
P.O. Box 477113 Chicago, IL 60647 rally@lrna.org
Free to reproduce unless otherwise marked.
Please include this message with any reproduction.

Photo of Protest

30,000 se manifiestan en apoyo de la huelga
de el Chicago Sindicato de Maestros
Foto por Ryan L Williams
usado con permiso

Without vision, the people perish: many have repeated this wise saying, recognizing its truth. The age-old vision of a world without scarcity, one that has evolved beyond the need for exploitation, class domination, organized violence, and stultifying labor has been the dream of millennia. It is expressed in the world's literature, secular and sacred: "the land of milk and honey."

'Without Vision, The People Perish'
RC - May 2011

email: rally@lrna.org
telephone: 1.773.486.0028
or mail:
LRNA
attn: Rally, Comrades
P.O. Box 477113
Chicago, IL 60647

Mission Statement

Rally, Comrades! is the political paper of the League of Revolutionaries for a New America. If you are one of the thousands of revolutionaries around the country looking for a perspective on the problems we face today, and for a political strategy to achieve the goal of a world free from exploitation and poverty, then Rally, Comrades! is for you.

Rally, Comrades! examines and analyzes the real problems of the revolutionary movement, and draws political conclusions for the tasks of revolutionaries at each stage of the revolutionary process. We reach out to revolutionaries wherever they may be to engage in debate and discussion, and to provide a forum for these discussions. Rally, Comrades! provides a strategic outlook for revolutionaries by indicating and illuminating the line of march of the revolutionary process.

League of Revolutionaries for a New America Logo
Rally Logo

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar

Declaración de Misión

Rally, camaradas! es el periódico político de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América. Si usted es uno de los miles de revolucionarios atravez del país en busqueda de un punto de vista sobre los problemas que enfrentamos hoy, y por una estrategia política para alcanzar la meta de un mundo libre de la pobreza, la explotación y después– el ¡Agrupémonos Camaradas! es para usted.

¡Agrupémonos Camaradas! examina y analiza los problemas reales del movimiento revolucionario, y extrae conclusiones políticas acerca de las tareas de los revolucionarios en cada etapa del proceso revolucionario. Nos acercamos a los revolucionarios dondequiera que se encuentren para que participen en el debate y la discusión, y para proporcionarles un foro para estos debates. ¡Agrupémonos Camaradas! provee una visión estratégica para los revolucionarios, indicandoles y iluminandoles la línea de marcha del proceso revolucionario.

Logo de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América
Logo de Agrupémonos! Camaradas

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar