Rally Comrades Logo

La Voz de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América

Examinando, analizando y sacando conclusiones políticas acerca de los problemas más críticos que enfrenta
el movimiento revolucionario en los Estados Unidos hoy en día

Comparte nuestra visión:

Facebook
Google+
http://rallycomrades.lrna.org/2012/08/las-corporaciones-y-el-estado-se-unen-para-salvaguardar-la-propiedad-privada
Twitter

Las Corporaciones y el Estado se Unen para Salvaguardar la
Propiedad Privada

A medida que la mayoría de la humanidad se esfuerza por cambiar el sistema económico para alinearse con la revolución dentro de los medios de producción que están eliminando la mano de obra, la clase gobernante o capitalista está haciendo maniobras para asegurarse de mantener sus privilegios y la propiedad privada, aún más allá del fin del propio capitalismo. Esto se expresa mediante la fusión del Estado y las corporaciones, la dominación descarada de éstas corporaciones y de sus intereses.

El estado es el representante organizado de los intereses de la clase dominante que posee y controla  las corporaciones. El mismo utiliza la fuerza y el poder político para mantener el dominio de la clase gobernante sobre la clase explotada –la mayoría de la humanidad– a través del uso de ejércitos y cuerpos policiales, al igual que mediante la ley, la costumbre y la propaganda de los medios de comunicación.

Las corporaciones utilizan el aparato estatal para garantizar sus intereses y ganancias, sin importar lo que tenga que hacer para lograrlo. La relación entre los capitalistas y los obreros, que es la base del capitalismo, está despareciendo. Sin embargo, la clase de billonarios que poseen y administran las corporaciones como propiedad privada intenta garantizar que mantendrán su poder, riqueza y privilegios bajo la nueva forma que tome el sistema económico, cualquiera que ésta sea. El Estado está tomando acciones rápidamente para conceder a las corporaciones – que extraen su riqueza de la sociedad para la clase propietaria – derechos y poderes ilimitados. La reciente decisión de la Corte Suprema de conceder un poder ilimitado a las corporaciones para comprar e influir en las elecciones hasta el propio día de las votaciones, lo cual ha originado un alto grado de indignación pública, se considera como un enorme paso rumbo al control descarado de las corporaciones en el proceso político y en el desmantelamiento de lo que queda de la democracia burguesa.

A medida que la automatización reemplaza a los obreros, con la subcontratación en países que cuentan con una mano de obra virtual esclava como paso interino en el proceso, se están rompiendo y destruyendo las relaciones capitalistas. Una creciente masa de trabajadores ya no tiene cabida en el sistema capitalista. Esta nueva clase de obreros desplazados o “expulsados” no pueden obtener lo que necesitan del viejo sistema económico. Su lucha por las necesidades básicas de la vida los conduce a oponerse directamente a la realidad opresiva y violenta del Estado, el cual se está reorganizando para proteger la propiedad privada bajo estas nuevas condiciones de producción sin obreros.

La crisis y el desmoronamiento financiero, que se sintieron con toda su intensidad en el 2008, fueron el resultado de este proceso transformativo, la crisis del antagonismo entre el capitalismo y los nuevos medios de producción que reemplazan la mano de obra. La enorme expansión del sector financiero se lucró del dinero que creaba más dinero, a través de varias transacciones especulativas similares al denominado esquema de Ponzi. El préstamo de rescate financiero fue una de las mayores transferencias de dinero y riqueza de la clase trabajadora a la clase propietaria en toda la historia del mundo. Cuando se derrumbó el castillo de naipes, el gobierno, bajo la pretensión de estar efectuando una reforma, garantizó que las medidas para remediar la situación velaran por los intereses de las corporaciones y de la clase dirigente que las poseía y se beneficiaban de éstas. Se canalizaron trillones de dólares directamente de las arcas del gobierno a los bolsillos de las corporaciones. Diversas personas que guardaban una relación estrecha con el sector financiero se incorporaron a las tareas gubernamentales de supervisar la crisis y los préstamos de rescate a los bancos, las instituciones financieras y las corporaciones, y no a la gente que estaba sufriendo más. Por su parte, la rama ejecutiva del gobierno se rodeó de ex directivos de los principales protagonistas del saqueo, tal como Goldman Sachs.

En los Estados Unidos, a un lado de esta división de clases cada vez más profunda se encuentran unos 400 multimillonarios, mientras que en el otro extremo hay millones de familias que están perdiendo sus hogares debido a las ejecuciones hipotecarias y que están enfrentando la pérdida de sus trabajos y el fin de sus beneficios de desempleo, al igual que estudiantes que ya no pueden pagar sus colegiaturas ni las agobiantes obligaciones de las deudas de sus estudios superiores, niños hambrientos, jóvenes desempleados y encarcelados, y millones de personas desamparadas y sin hogar.

La militarización de la policía y los asesinatos de personas desarmadas en mano de los cuerpos policiales, especialmente contra nuestra juventud (tal como el reciente asesinato de Oscar Grant en Oakland, California, quien estaba desarmado y esposado)  se materializan en las calles de los barrios pobres de  nuestras ciudades y en las zonas rurales empobrecidas, tal como sucede en los barrios bajos y las polvosas calles de Irak y Afganistán. Cada vez más se subcontrata externamente y se corporativiza  a la rama militar, con la provisión de ejércitos y hasta el combate en estas guerras por parte de las corporaciones privadas con fines de lucros, cuyos ex directivos y  futuros ejecutivos de empresas de inmenso tamaño, tal como Halliburton y sus subsidiarias, se relacionan con los círculos gubernamentales de más alto nivel. Las mismas corporaciones también han ingresado al negocio de las prisiones y se lucran de la encarcelación de los delincuentes de la pobreza, de las víctimas de la guerra química contra nuestra juventud; es decir, el flagelo de las drogas y la guerra contra éstas, al igual que de la criminalización de los trabajadores inmigrantes.

La privatización de las necesidades más esenciales de la vida, tales como la atención a la salud, los servicios básicos y el agua ha eliminado lo que había en común dentro del bienestar de todos. Un total de 80,000 familias en Detroit han tenido que cortar su servicio de agua, a medida que las corporaciones toman acciones para “exprimir” hasta la última gota de las ganancias provenientes de la privatización del agua. Para quienes carecen de estas necesidades básicas – vivienda, alimentos, agua, calefacción, servicios de salud y educación – no les queda más que luchar por estas cosas como un derecho y no como algo que se vende por el dinero que ya no pueden percibir.

Con tal de apoyar este sistema que se derrumba, el gobierno está haciéndose cargo y nacionalizando varios segmentos fundamentales de la economía, a favor de los intereses de la clase gobernante. En cierto modo, esto es la socialización a favor de los intereses de la propiedad privada, en vez del bienestar de las personas, pero a costas del pueblo, lo cual más Conduce a ganancias para la clase capitalista. La lucha en torno a la nacionalización en esta etapa es la exigencia de que ésta se lleve a cabo a favor de los intereses del pueblo. El asunto de la nacionalización representa el campo de batalla. El resultado debe ser el poder político independiente para nuestra clase, hacia la transformación de la sociedad y la socialización de los medios de producción.

 

Las luchas dispersas del pueblo para obtener lo que necesitamos para sobrevivir y prosperar son los primeros pasos hacia una comprensión consciente de que estas necesidades y lo que las producen deben ser propiedad pública, por el pueblo y para el pueblo, y que ello sólo puede lograrse dentro de una sociedad cooperativa y comunista.

noviembre/diciembre. 2010.Vol20.Ed6
P.O. Box 477113 Chicago, IL 60647 rally@lrna.org
Free to reproduce unless otherwise marked.
Please include this message with any reproduction.

 

Photo of Protest

30,000 se manifiestan en apoyo de la huelga
de el Chicago Sindicato de Maestros
Foto por Ryan L Williams
usado con permiso

Without vision, the people perish: many have repeated this wise saying, recognizing its truth. The age-old vision of a world without scarcity, one that has evolved beyond the need for exploitation, class domination, organized violence, and stultifying labor has been the dream of millennia. It is expressed in the world's literature, secular and sacred: "the land of milk and honey."

'Without Vision, The People Perish'
RC - May 2011

email: rally@lrna.org
telephone: 1.773.486.0028
or mail:
LRNA
attn: Rally, Comrades
P.O. Box 477113
Chicago, IL 60647

Mission Statement

Rally, Comrades! is the political paper of the League of Revolutionaries for a New America. If you are one of the thousands of revolutionaries around the country looking for a perspective on the problems we face today, and for a political strategy to achieve the goal of a world free from exploitation and poverty, then Rally, Comrades! is for you.

Rally, Comrades! examines and analyzes the real problems of the revolutionary movement, and draws political conclusions for the tasks of revolutionaries at each stage of the revolutionary process. We reach out to revolutionaries wherever they may be to engage in debate and discussion, and to provide a forum for these discussions. Rally, Comrades! provides a strategic outlook for revolutionaries by indicating and illuminating the line of march of the revolutionary process.

League of Revolutionaries for a New America Logo
Rally Logo

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar

Declaración de Misión

Rally, camaradas! es el periódico político de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América. Si usted es uno de los miles de revolucionarios atravez del país en busqueda de un punto de vista sobre los problemas que enfrentamos hoy, y por una estrategia política para alcanzar la meta de un mundo libre de la pobreza, la explotación y después– el ¡Agrupémonos Camaradas! es para usted.

¡Agrupémonos Camaradas! examina y analiza los problemas reales del movimiento revolucionario, y extrae conclusiones políticas acerca de las tareas de los revolucionarios en cada etapa del proceso revolucionario. Nos acercamos a los revolucionarios dondequiera que se encuentren para que participen en el debate y la discusión, y para proporcionarles un foro para estos debates. ¡Agrupémonos Camaradas! provee una visión estratégica para los revolucionarios, indicandoles y iluminandoles la línea de marcha del proceso revolucionario.

Logo de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América
Logo de Agrupémonos! Camaradas

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar