Rally Comrades Logo

La Voz de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América

Examinando, analizando y sacando conclusiones políticas acerca de los problemas más críticos que enfrenta
el movimiento revolucionario en los Estados Unidos hoy en día

Comparte nuestra visión:

Facebook
Google+
http://rallycomrades.lrna.org/2013/03/despues-de-las-elecciones-los-intereses-de-la-clase-se-situan-en-un-primer-plano
Twitter

Después de las elecciones: Los intereses de la clase se sitúan en un primer plano

Actualmente, la batalla ideológica central gira en torno a la caracterización de la economía y la sociedad estadunidense en transformación. Así fue durante las elecciones y asi continuará siendo mucho después de éstas. Menos de 24 horas después de haber anunciado los resultados de las elecciones estadounidenses, había caído el valor de las acciones, se había caldeado el debate en el viejo continente sobre el futuro de la Unión Europea, y los partidos ya se habían alineado en torno a la forma de resolver el denominado “fiscal cliff” (precipicio fiscal). No queda mucha duda que sin importar cuál sea la solución presentada o los compromisos adquiridos, éstos beneficiarán a la clase capitalista y obligarán a los obreros a hacer frente a los costos resultantes.

La situación económica no es sencillamente otro ciclo de auge y de depresión del sistema capitalista, en el que la industria, las finanzas y la economía global sólo necesitarán unos cuantos meses (o años) más para recuperarse. Este panorama simplemente forma parte de la ilusión que está intentando crear la clase gobernante. La realidad es que las tecnologías cualitativamente nuevas se han propagado en el mundo y han reducido los costos de producción de todos sus elementos, incluidos los obreros. El deterioro y la crisis de la economía sólo pueden continuar, con lo cual es inevitable una mayor polarización de la riqueza y la pobreza.

Ya están surgiendo crecientes disturbios, un clamor por el cambio, varias percepciones de la sociedad y diversos medios alternativos para gobernar la sociedad, tanto de derecha como de izquierda. La forma en que los revolucionarios caractericen y diseminen la verdad sobre estos cambios, a la luz de la agresión de la clase gobernante contra nuestro pueblo, generará efectos duraderos en el rumbo que tomen estas luchas.

El objetivo de la clase gobernante siempre es el mismo, ya sea que estén luchando contra sí mismos en unas elecciones, discutiendo en las sesiones del Congreso, o retando sobre tal o cual decisión sobre las políticas a establecer. El propósito es garantizar su gobierno a cualquier costo y proteger las bases del mismo: la propiedad privada. Cuando luchan entre si mismos, lo estan haciendo únicamente en cuanto a la forma de garantizar ese programa en común.

Para mantener su hegemonía, los Estados Unidos debe continuar dominando los mercados del mundo, pero la globalización ha hecho que esto sea cada vez más difícil. La clase gobernante de los Estados Unidos necesita los medios políticos para efectuar cambios en la economía y la sociedad, a fin de ejecutar este programa. Durante al menos cierto período de tiempo, ellos han convencido al pueblo estadounidense que acepten las constantes guerras en el exterior, la pobreza cada vez más profunda entre segmentos más y más amplios de la población en el país, y la transferencia de la riqueza hacia unos pocos billonarios y multimillonarios. Para lograr todo esto, han recurrido a la consolidación de la fusión de las corporaciones y el gobierno, a fin de mantener el poder corporativo.

La economía mundial está al borde de otro desastre, el cual ya no podrá contenerse mediante ninguna cantidad de préstamos de rescate o de programas de austeridad. La competencia por los mercados ya es feroz. Los Estados Unidos y Europa, al igual que Rusia y las crecientes potencias de China e India forman parte del barullo no sólo para los mercados existentes, sino también aquellos que prometen mayores ganancias a través de la inversión y el desarrollo, tal como en el sur asiático y en el continente africano. Si bien la integración económica global continúa a pasos acelerados, ningún país va a renunciar a sus intereses nacionales. A medida que se reducen las posibilidades y se intensifica la competencia, el choque de los sables, los conflictos limitados y las contiendas comerciales del pasado abrirán paso al estallido de guerras a gran escala. De forma inevitable, esto irá acompañado de la exigencia de la clase gobernante —una demanda para la que han preparado muy cuidadosamente el terreno— de un mayor sacrificio de los obreros, a medida que la riqueza se canaliza hacia los bolsillos de la clase capitalista.

Dirigiendo el Desarrollo Subjetivo

Pero al mismo tiempo, el surgimiento de una economía global y la generalización de la producción que reemplaza la mano de obra mediante ese sistema, al igual que la polarización de la riqueza y la pobreza, han erosionado continuamente los medios históricos de control de los trabajadores. En el pasado, la clase gobernante podía controlar a la clase obrera al recompensar o retribuir a un segmento de la clase con un nivel más alto de vida, beneficios y oportunidades porque la economía se estaba expandiendo y necesitaba a los obreros. Bajo las condiciones actuales, la clase gobernante ya no tiene nada que ofrecer más que los nexos con una ideología y más allá de esto, el poder fascista totalmente materializado para mantener su control de la economía y la sociedad.

Las elecciones reflejaron elementos de todo esto, ya fuera el racismo categórico o la retórica de odio hacia las mujeres que lanzaron los candidatos del Partido Republicano o el diseño de una estrategia electoral, en manos del Partido Demócrata, con base primordialmente en programas separados y políticas de identidad con composiciones de todas las clases. El fomento de la división racial y de otros tipos busca evitar toda concepción de algún interés de clase para que se sitúe en un primer plano.

Pero las condiciones están cambiando y el hecho de menoscabar estos viejos métodos de control está abriendo paso al predominio de una nueva forma de razonamiento —si es que los revolucionarios desempeñan su papel.

En estas elecciones, también observamos la apariencia del “elefante en la habitación”; es decir ese tema del cual ningún candidato quiso hablar —la creciente pobreza e inseguridad de aquellos que han sido un baluarte para el apoyo a la clase gobernante en este país. Su situación apremiante ilustra la forma en que las preocupaciones económicas más básicas se están situando en un primer plano. Las personas necesitan alimentos y albergue, al igual que medios para mantener y cuidar a sus familias. Las personas no pueden alimentarse de ideologías.

Las distintas manifestaciones del recrudecimiento de la lucha social —la huelga de maestros en Chicago, las contiendas en Wisconsin que surgieron el año pasado, la lucha en contra de una ley en Michigan para designar gestores estatales de emergencias financieras, y las diversas batallas contra el cierre de plantas, recortes presupuestarios, cierres de escuelas y ejecuciones hipotecarias de las viviendas— revelan que a medida que las viejas ideas mantienen hasta cierto punto su predominio, la naturaleza concreta y práctica de las cosas por las que se está obligando a las personas a luchar está transformando nuevamente la forma en que se ven a sí mismas y lo que deben hacer.

La afirmación de ambos partidos de que están defendiendo a la “clase media” fue simplemente el mismo método utilizado para enfrentar a un segmento de los trabajadores contra otros, presentado de forma diferente.    La defensa de la “clase media” —una categoría ficticia en cualquiera de los casos— enfrenta a los empleados contra los desempleados, permite que sean invisibles los millones de personas que en algún momento tenían algo pero que ahora están luchando para apenas poder sobrevivir, y borra cualquier rastro de sus voces y expresiones dentro de la política actual.

Estas afirmaciones buscan de forma intencional encubrir la realidad económica de este país. No hay clase baja, media o alta. Sólo hay quienes tienen y quienes no tienen. La clase gobernante ha utilizado el reciente proceso electoral para reforzar sus esfuerzos de obstaculizar el desarrollo de la conciencia entre el pueblo estadounidense, cuyos intereses económicos, sus intereses de clase, son opuestos a los de sus gobernantes.

Tanto las condiciones económicas como sociales y el emergente debate para interpretarlas han colocado la realidad de la clase y sus intereses dentro de la agenda. El asunto de los intereses sobre qué clase debe determinar el bienestar del país —los pocos billonarios que pueden contarse con la mano o los millones de obreros— se está situando en un primer plano. El debate no se trata simplemente de las abstracciones, de una ideología o de una buena idea que alguien tuvo. Se trata de lo que es verdadero y real, de lo práctico y necesario. Y la respuesta que se dé determinará el futuro de toda la humanidad.

marzo/abril 2013. vol 23. Ed2
This article originated in Rally, Comrades!
P.O. Box 477113 Chicago, IL 60647 rally@lrna.org
Free to reproduce unless otherwise marked.
Please include this message with any reproduction.

Photo of Protest

30,000 se manifiestan en apoyo de la huelga
de el Chicago Sindicato de Maestros
Foto por Ryan L Williams
usado con permiso

Without vision, the people perish: many have repeated this wise saying, recognizing its truth. The age-old vision of a world without scarcity, one that has evolved beyond the need for exploitation, class domination, organized violence, and stultifying labor has been the dream of millennia. It is expressed in the world's literature, secular and sacred: "the land of milk and honey."

'Without Vision, The People Perish'
RC - May 2011

email: rally@lrna.org
telephone: 1.773.486.0028
or mail:
LRNA
attn: Rally, Comrades
P.O. Box 477113
Chicago, IL 60647

Mission Statement

Rally, Comrades! is the political paper of the League of Revolutionaries for a New America. If you are one of the thousands of revolutionaries around the country looking for a perspective on the problems we face today, and for a political strategy to achieve the goal of a world free from exploitation and poverty, then Rally, Comrades! is for you.

Rally, Comrades! examines and analyzes the real problems of the revolutionary movement, and draws political conclusions for the tasks of revolutionaries at each stage of the revolutionary process. We reach out to revolutionaries wherever they may be to engage in debate and discussion, and to provide a forum for these discussions. Rally, Comrades! provides a strategic outlook for revolutionaries by indicating and illuminating the line of march of the revolutionary process.

League of Revolutionaries for a New America Logo
Rally Logo

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar

Declaración de Misión

Rally, camaradas! es el periódico político de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América. Si usted es uno de los miles de revolucionarios atravez del país en busqueda de un punto de vista sobre los problemas que enfrentamos hoy, y por una estrategia política para alcanzar la meta de un mundo libre de la pobreza, la explotación y después– el ¡Agrupémonos Camaradas! es para usted.

¡Agrupémonos Camaradas! examina y analiza los problemas reales del movimiento revolucionario, y extrae conclusiones políticas acerca de las tareas de los revolucionarios en cada etapa del proceso revolucionario. Nos acercamos a los revolucionarios dondequiera que se encuentren para que participen en el debate y la discusión, y para proporcionarles un foro para estos debates. ¡Agrupémonos Camaradas! provee una visión estratégica para los revolucionarios, indicandoles y iluminandoles la línea de marcha del proceso revolucionario.

Logo de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América
Logo de Agrupémonos! Camaradas

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar