Rally Comrades Logo

La Voz de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América

Examinando, analizando y sacando conclusiones políticas acerca de los problemas más críticos que enfrenta
el movimiento revolucionario en los Estados Unidos hoy en día

Comparte nuestra visión:

La democracia: Una causa revolucionaria

El pueblo estadounidense cuenta con una larga historia de luchas por el ideal de la democracia, regidas por el principio de “nosotros el pueblo”. Cuando se rompieron las cadenas de la monarquía durante la Guerra de Independencia y estalló la Guerra Civil para poner fin a la esclavitud, al pueblo lo guió un ideal y una visión en torno a la democracia. Sin embargo, esto no se ha materializado por completo y no podrá lograrse bajo el sistema capitalista, el cual se basa en la dominación y la explotación de las clases —algo que es incompatible con una verdadera democracia y con la igualdad. Actualmente, en tanto se derrumba el capitalismo, destruyendo así a la sociedad,  las personas están tomando conciencia de que este ideal por el que se luchó tan valientemente se ha transformado en poco menos que un voto para el candidato que represente un ‘mal menor’— todos están comprometidos con los intereses de las grandes corporaciones.

Bajo el capitalismo, ha habido tanta democracia como se ha permitido, siempre que la clase gobernante mantenga su dominio y permanezca el sistema de la propiedad privada. En una época en que las corporaciones necesitaban mano de obra para producir bienes, se permitió cierto grado de democracia y, de hecho, era lo que se necesitaba para mantener la paz social y para que el sistema pudiera funcionar. Con la introducción de la nueva tecnología que reemplaza y hasta elimina la mano de obra —computadoras y procesos de automatización y robotización—, estas relaciones se están deteriorando, a medida que el capitalismo — el sistema económico basado en una clase que saca provecho y obtiene ganancias del trabajo de otra— se está destruyendo a sí mismo objetivamente.

Si bien el pueblo estadounidense mantiene este ideal de democracia como su valor más grande y en reiteradas ocasiones ha estado dispuesto a luchar por el mismo, la estructura del capitalismo sólo lo permitió con ciertos límites.  Desde hace 200 y hasta 100 años, la gran cantidad de estadounidenses que eran dueños de propiedades, de pequeñas fincas y negocios, hicieron que fuera posible la democracia basada en pequeñas empresas capitalistas, en la cual muchas personas tenían cierta participación e intereses en el sistema capitalista. Desde entonces, la consolidación de la producción económica en manos de unas pocas corporaciones monstruosas ha puesto fin a esto para siempre.

Anteriormente, la “democracia burguesa” permitía ciertos derechos y había creado una ilusión de que las cosas eran justas. Nunca se garantizaron los derechos económicos como parte de esto —es decir, los derechos para obtener lo necesario para sobrevivir: vivienda, alimentos y atención médica. Si bien estas cosas siempre se vendieron a cambio de alguna ganancia, la mayoría de los obreros podían —al vender su mano de obra— adquirir estas cosas básicas. Esto permitió que el sistema continuara funcionando y se utilizó como una medida para la paz social.

Las luchas entre los obreros y los capitalistas se libraban principalmente en torno a cuánto del fruto de su trabajo debían retener para sí mismos y cuánto debía expropiar la clase capitalista en forma de ganancias (una manera de robar). De hecho, la súper explotación de las partes más débiles y pobres del planeta permitió que un segmento de los trabajadores viviera relativamente de forma estable, con la posesión de cierta propiedad personal y la posibilidad de una vida mejor para sus hijos.

Con la introducción de la automatización computarizada en la producción, cuya aceleración es cada vez mayor, se está destruyendo la base del capitalismo y el resultado es la destrucción social. Tal como lo describieron Marx y Engels de forma tan poética en el Manifiesto Comunista, “todo lo sólido se desvanece en el aire”. La introducción de esta producción automatizada que reemplaza a la mano de obra está haciendo pedazos las relaciones capitalistas. Ninguna institución establecida en estos cimientos que se derrumban puede permanecer de pie, incluida la democracia burguesa, con las leyes, las tradiciones y las instituciones que en el pasado habían sustentado estas relaciones de clases.

Las personas están despertando ante la realidad de que lo que pensaban que era democracia se está desmantelando y están observando que sin importar por quién voten, los resultados son básicamente los mismos: el despojo de los derechos civiles y constitucionales y al debido proceso, ataques a los derechos de los trabajadores a negociar colectivamente, y la toma de pueblos y ciudades locales por parte de entidades no electas, tal como el denominado “gestor de emergencias financieras” en Michigan y en el Cinturón del Óxido. La creación legislativa de la personalidad corporativa y el fallo de la Corte Suprema sobre el caso de Citizen United  (ciudadanos unidos), que da carta blanca a las corporaciones para que compren las elecciones, representa un inmenso paso hacia adelante para la imposición del fascismo —la integración de las corporaciones y el gobierno.

Las fuerzas policiales militarizadas actúan como fuerzas de ocupación en los barrios pobres, donde matan a voluntad. La criminalización de los pobres y los desposeídos —desde las leyes en contra de los actos de sobrevivencia de los indigentes (dormir, mendigar, etc.), hasta el auge del sector de prisiones privatizadas que se lucra de la mano de obra esclava— representa un paso hacia adelante para la instauración de un Estado policía fascista.

Ninguna democracia es posible bajo estas condiciones. La verdadera democracia universal sólo puede existir en una sociedad en la que el pueblo tiene plenos derechos económicos y políticos, con base en la posesión pública tanto de la producción como de la distribución — “a cada quién según sus necesidades”—, no para que el lucro y los beneficios privados de unos pocos.

Las personas están empezando a unir sus luchas dispersas bajo el estandarte de una visión y una comprensión de que la única alternativa posible ante este agonizante sistema explotador es una que se base en la cooperación.  Ahora, en realidad la lucha por las reformas y la democracia es revolucionaria — reconstruir a la sociedad con elementos cooperativos y verdaderamente democráticos.

noviembre/diciembre 2013.Vol23.Ed6
This article originated in Rally, Comrades!
P.O. Box 477113 Chicago, IL 60647 rally@lrna.org
Free to reproduce unless otherwise marked.
Please include this message with any reproduction.

Photo of Protest

30,000 se manifiestan en apoyo de la huelga
de el Chicago Sindicato de Maestros
Foto por Ryan L Williams
usado con permiso

Without vision, the people perish: many have repeated this wise saying, recognizing its truth. The age-old vision of a world without scarcity, one that has evolved beyond the need for exploitation, class domination, organized violence, and stultifying labor has been the dream of millennia. It is expressed in the world's literature, secular and sacred: "the land of milk and honey."

'Without Vision, The People Perish'
RC - May 2011

email: rally@lrna.org
telephone: 1.773.486.0028
or mail:
LRNA
attn: Rally, Comrades
P.O. Box 477113
Chicago, IL 60647

Mission Statement

Rally, Comrades! is the political paper of the League of Revolutionaries for a New America. If you are one of the thousands of revolutionaries around the country looking for a perspective on the problems we face today, and for a political strategy to achieve the goal of a world free from exploitation and poverty, then Rally, Comrades! is for you.

Rally, Comrades! examines and analyzes the real problems of the revolutionary movement, and draws political conclusions for the tasks of revolutionaries at each stage of the revolutionary process. We reach out to revolutionaries wherever they may be to engage in debate and discussion, and to provide a forum for these discussions. Rally, Comrades! provides a strategic outlook for revolutionaries by indicating and illuminating the line of march of the revolutionary process.

League of Revolutionaries for a New America Logo
Rally Logo

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar

Declaración de Misión

Rally, camaradas! es el periódico político de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América. Si usted es uno de los miles de revolucionarios atravez del país en busqueda de un punto de vista sobre los problemas que enfrentamos hoy, y por una estrategia política para alcanzar la meta de un mundo libre de la pobreza, la explotación y después– el ¡Agrupémonos Camaradas! es para usted.

¡Agrupémonos Camaradas! examina y analiza los problemas reales del movimiento revolucionario, y extrae conclusiones políticas acerca de las tareas de los revolucionarios en cada etapa del proceso revolucionario. Nos acercamos a los revolucionarios dondequiera que se encuentren para que participen en el debate y la discusión, y para proporcionarles un foro para estos debates. ¡Agrupémonos Camaradas! provee una visión estratégica para los revolucionarios, indicandoles y iluminandoles la línea de marcha del proceso revolucionario.

Logo de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América
Logo de Agrupémonos! Camaradas

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar