Rally Comrades Logo

La Voz de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América

Examinando, analizando y sacando conclusiones políticas acerca de los problemas más críticos que enfrenta
el movimiento revolucionario en los Estados Unidos hoy en día

Comparte nuestra visión:

Facebook
Google+
http://rallycomrades.lrna.org/2019/01/ganando-la-guerra-por-la-vivienda-para-nuestra-gente
Twitter

Ganando la guerra por la vivienda para nuestra gente

En febrero de 2018, el Juez de Distrito de EE.UU. David O. Carter provocó una crisis política en Orange County, California. Les ordenó a los oficiales locales a que, al no poder proveerles alojamiento o algún otro refugio a unas 700 personas sin hogar, dejaran de desalojarlas de sus campamentos a orillas del Río Santa Ana. Estaban respondiendo a la demanda de siete individuos sin techo, el Orange County Catholic Worker y la American Civil Liberties Union exigiendo que se respetaran sus derechos constitucionales.

En cuanto el condado montó un programa temporero de habitaciones en moteles y refugios en arsenales, abrió el campo libre al desalojo. Pero desde aquel entonces se le han descalabrado los planes. Los agentes de bienes raíces y los caseros se movilizaron para amontonar hasta mil manifestantes contra la gente sin dónde vivir, atestando las reuniones de la Junta de Supervisores para cerrarle el paso en sus vecindades a la vivienda para los sin techo. En Los Ángeles, Florida, Nueva York, Washington y por todo el país los funcionarios enfrentan la misma escena. La intensificación de la crisis económica está causando un enorme aumento en los desahucios, el desplazamiento y la cantidad de personas que no tienen hogar.

La Falta De Hogar Y La Automatización

En última instancia, vivir sin techo es el resultado de la automatización acelerada en EE.UU. y en la economía global. La automatización está desplazando a los trabajadores en la industria y en otros sectores de la economía y causando las bajas en los salarios de los que aún tienen trabajo. Estos últimos cuentan con menos para el alquiler, si acaso tienen dinero alguno. Antes, cuando las compañías norteamericanas todavía dependían de los trabajadores industriales, estaban dispuestas a pagar los impuestos para mantenerlos durante los malos tiempos, pero ya no. Ahora las corporaciones pelean con todo a su alcance por exenciones fiscales, como las que el Congreso y el Presidente aprobaron hace poco, mientras paso a paso se eliminan los fondos para vivienda al alcance de la gente desempleada y trabajadores de bajos ingresos.

La baja de la tasa de rentabilidad en la industria ha dado lugar a una fuerte circulación de capitales hacia inversiones especulativas, incluso la propiedad inmobiliaria, especialmente en las ciudades de “todo para el ganador”, donde se concentran la tecnología, la financiación y los sectores culturales. Los alquileres están por las nubes, desatando ola tras ola de seres desplazados y sin dónde vivir. Estas repercusiones hasta alcanzan las ciudades de costos relativamente bajos de la región desindustrializada en el “Cinturón del Óxido” (“Rust Belt”). Allí una combinación de ejecución hipotecaria, la cuenta del agua y el desempleo han aumentado la población sin hogar.

El asalto a los derechos de personas sin hogar se incorpora sin problemas en la ofensiva fascista general que está reorganizando el Estado, tal como existe, para arrasar con todo derecho que no sea de los de la propiedad privada. Ya lo hemos visto en el sistema judicial criminal, donde se han restringido los derechos a apelar y se ha disparado la encarcelación en masa.

Uno de los ejemplos más dramáticos de la arremetida fascista es la descarada movilización para negarles a los inmigrantes el proceso legal debido y derechos constitucionales, aumentando enormemente el uso de la “expulsión acelerada” y deportando a inmigrantes sin ninguna audiencia judicial. A esto le acompaña la notoria separación de niños y niñas de sus familias.

Los Derechos Constitucionales

La gente misma sin hogar y sus compañeros trabajadores de todas las condiciones de la vida han resistido duramente la campaña en su contra. Les han advertido a los funcionarios electos en todas partes que tienen derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad y que no van a desaparecerse. Mientras el fascismo pueda cubrirse con la bandera norteamericana, podrá consolidar su control. Pero da un tropiezo cuando viola y le falta el respeto al mismo documento que pretende honrar. El pueblo norteamericano se levantará para defender lo que ellos ven como sus derechos.

Por todo el país, la implacable lucha en defensa de los derechos de la gente sin hogar ha dado lugar a enfrentamientos políticos como los de Orange County. En la ciudad de Nueva York, las demandas dieron paso al llamado “Decreto de Callahan” que obliga a la ciudad a proveerles albergue todas las noches a 95% de las personas sin vivienda en una enorme red de refugios y habitaciones hoteleras. En Florida en el 1992, el fallo del Tribunal de distrito de EE.UU. en el caso Pottinger halló que las redadas de gente sin casa en Miami violaban las enmiendas 4, 5, 8 y 14 de la Constitución de EE.UU. En Los Ángeles la Conciliación Judicial en el caso Jones de 2007 le ha impedido a la ciudad desalojar sus campamentos en las aceras.

Políticamente, las personas sin techo están bien situadas para resistir. Como sus condiciones económicas en común abarcan a personas de todas las etnicidades, no es tan fácil aislarlas y lanzarse sobre ellas como se hace en contra de los amenazados sólo por el color de su piel. Sin embargo, los funcionarios municipales han recurrido a sofisticadas campañas de relaciones públicas y encubrimientos masivos para seguir adelante con sus redadas ilegales, actos de violencia y confiscaciones de propiedades personales.

Como consecuencia, la expulsión y ataques que sufre la gente sin hogar se combina con respuestas liberales, que incluyen construir más albergues temporeros como táctica política de la clase gobernante para desviar la atención sobre el recrudecimiento de los ataques.

El Papel De Los Revolucionarios

Las personas sin techo se ven obligadas a confrontar el sistema, quiéranlo o no. Día tras día enfrentan las redadas de los policías, el hostigamiento, la violencia y la detención. Pero no se puede ganar la guerra sólo con una postura defensiva. Para seguir adelante tenemos que conocer la causa de la embestida. Un sistema de propiedad privada a que no le sirven para nada sus trabajadores abandonados, esta literalmente condenándolos a la miseria y la muerte.

Las cosas no tienen que ser así. El sistema que físicamente ataca a la gente en la calle es el mismo que, en primera instancia, les niega hogar. La propiedad privada no tiene ni moral ni conciencia, sólo el todopoderoso dólar y la ganancia corporativa como principio orientador. El sistema de propiedad privada no debe ni puede durar para siempre. Cualquier sistema incapaz de alimentar, alojar y arropar a su pueblo se puede vencer y será vencido.

Para triunfar, los revolucionarios tienen que señalar que el sistema lo maneja una minúscula clase capitalista y que el movimiento por la vivienda forma parte de una clase trabajadora mucho más grande. La lucha es mucho mayor que la contienda en defensa de los desamparados o por la vivienda. Es una lucha por arrebatarle el poder político a las corporaciones y hacerlo pasar a manos de la clase trabajadora. Es una batalla por un sistema cooperativo en que se satisfagan todas las necesidades humanas y se distribuya toda la riqueza según la necesidad, no la ganancia privada.

La noción de que Estados Unidos no puede proveerle vivienda a su gente es absurda. El sólo hecho de que haya alguien hoy día que lo sugiera es prueba de que nuestro sistema económico está roto y hay que cambiarlo. Los programas de vivienda pública que por décadas dieron hogares a millones de norteamericanos empezaron en los años 30 cuando nuestro Producto Doméstico Neto era menos del 5% de lo que es ahora.

Las formas de lucha en el movimiento por la vivienda incluyen campamentos de tiendas, rescates de edificios, choques en los campamentos y luchas por vivienda cooperativa, vivienda pública y el control de alquileres. La propia gente sin hogar está al frente de las agrupaciones de campamentos de tiendas, tales como Out Loud (A toda voz) en Denver, Skid Row (Zona de Refugio) en Los Ángeles y “First They Came for the Homeless” (Primera vinieron por la gente sin casa) en el área de la Bahía de San Francisco. Estas comunidades son las bases de operaciones del movimiento de la gente sin hogar y el campo de entrenamiento de sus líderes en la lucha por la vivienda y las necesidades básicas de la vida. El liderato surge de las propias filas de los sin techo, donde muchos, hasta hace poco, tenían cierta seguridad económica y vivían en la sociedad en situaciones más o menos estables.

Estas comunidades, cooperativas y luchas son los escenarios donde pueden adquirirse las ideas políticas y la visión de una sociedad cooperativa. El papel de los revolucionarios es presentar en aquellos escenarios la visión e ideas políticas. A fin de cuentas, estas comunidades sobrevivirán cuando se unan para acabar con el sistema de propiedad privada y reemplazarlo con una sociedad cooperativa basándose en las necesidades humanas. El primer paso es educar a los luchadores ante la necesidad de pedir cuentas al gobierno responsable por facilitarle vivienda al pueblo. AC

enero-febrero 2019. vol 29. Ed 1
¡Este artículo se originó en Rally, Camaradas!
CORREOS. Box 477113 Chicago, IL 60647 rally@lrna.org
Libre de reproducir a menos que esté marcado de otra manera.
Por favor incluya este mensaje con cualquier reproducción.

Photo of Protest

30,000 se manifiestan en apoyo de la huelga
de el Chicago Sindicato de Maestros
Foto por Ryan L Williams
usado con permiso

Without vision, the people perish: many have repeated this wise saying, recognizing its truth. The age-old vision of a world without scarcity, one that has evolved beyond the need for exploitation, class domination, organized violence, and stultifying labor has been the dream of millennia. It is expressed in the world's literature, secular and sacred: "the land of milk and honey."

'Without Vision, The People Perish'
RC - May 2011

email: rally@lrna.org
telephone: 1.773.486.0028
or mail:
LRNA
attn: Rally, Comrades
P.O. Box 477113
Chicago, IL 60647

Mission Statement

Rally, Comrades! is the political paper of the League of Revolutionaries for a New America. If you are one of the thousands of revolutionaries around the country looking for a perspective on the problems we face today, and for a political strategy to achieve the goal of a world free from exploitation and poverty, then Rally, Comrades! is for you.

Rally, Comrades! examines and analyzes the real problems of the revolutionary movement, and draws political conclusions for the tasks of revolutionaries at each stage of the revolutionary process. We reach out to revolutionaries wherever they may be to engage in debate and discussion, and to provide a forum for these discussions. Rally, Comrades! provides a strategic outlook for revolutionaries by indicating and illuminating the line of march of the revolutionary process.

League of Revolutionaries for a New America Logo
Rally Logo

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar

Declaración de Misión

Rally, camaradas! es el periódico político de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América. Si usted es uno de los miles de revolucionarios atravez del país en busqueda de un punto de vista sobre los problemas que enfrentamos hoy, y por una estrategia política para alcanzar la meta de un mundo libre de la pobreza, la explotación y después– el ¡Agrupémonos Camaradas! es para usted.

¡Agrupémonos Camaradas! examina y analiza los problemas reales del movimiento revolucionario, y extrae conclusiones políticas acerca de las tareas de los revolucionarios en cada etapa del proceso revolucionario. Nos acercamos a los revolucionarios dondequiera que se encuentren para que participen en el debate y la discusión, y para proporcionarles un foro para estos debates. ¡Agrupémonos Camaradas! provee una visión estratégica para los revolucionarios, indicandoles y iluminandoles la línea de marcha del proceso revolucionario.

Logo de la Liga de Revolucionarios por una Nueva América
Logo de Agrupémonos! Camaradas

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Close | Cerrar